La cocina integrada: una pecera de vidrio y metal para dividir sin separar

Para renovar este piso, los arquitectos encontraron un pedido singular: el diseño y construcción de un enorme “acuario”: una estructura vidriada -casi como una pecera- en la que la cocina-comedor construyera su singularidad al mismo tiempo que se mimetiza con el salón.

Con ese elemento nuevo, elaboraron una cocina con dosel sobre pisos de cemento y otros de roble, equipamiento de madera especialmente diseñado y la integración de los espacios de almacenamiento y la biblioteca. Además jugaron con el blanco y el negro. El departamento se encuentra en la localidad de Montpellier que se recuesta sobre la costa del Mediterráneo en la región de Occitania. Abrazada por una muralla histórica, la ciudad aparece atravesada por dos ríos: el Lez al este y el Mosson al oeste.

También te puede interesar: Cocinas contemporáneas: más tecnología para nuevas formas de cocinar

El ambiente parece salido de un cuento de hadas. Y sin embargo, también hay espacio para la modernidad. “Nuestro rol es el de imaginar un lugar o varios lugares donde los usuarios puedan disfrutar de una vida funcional con un recorrido tan claro y simple como sea posible”, explican los arquitectos Julien Brengues y Lionel Le Pavec, autores de esta reforma.

También te puede interesar: Baños premium: las claves para tener uno en casa

La alquimia necesaria para que esta dupla funcionara fue poderosa y se basó en la existencia de una misma sensibilidad y de una misma mirada sobre la arquitectura. “La asociación de dos profesionales es siempre una historia de conciliación y de compromiso. Cuando funciona, se puede ofrecer a los clientes una mirada de cuatro ojos sobre los proyectos”, explican.

Julien Brengues comenzó su carrera como joven diseñador en varios estudios de arquitectura. Cada tanto, se deja arrastrar por sus tablas de surf que alterna con pequeños trabajos. Por su parte, Lionel Le Pavec es amante de las artes desde que su infancia se construyó a fuerza de dibujos y educación musical. Ambos no podrían tener perfiles más diversos y complementarios. “Inventar o reinventar un espacio siempre nutre nuestra pasión por la creación, orientada hacia una arquitectura lógica y refinada”, explican sobre este proyecto. En el caso de este departamento, los arquitectos proyectaron una renovación integral.

Para eso, trazaron un gran espacio central caracterizado por la calidez y las dimensiones generosas. Esta nueva distribución de las situaciones les permitió generar una sensación más armoniosa a toda la vivienda, así como inundar de luz natural cada rincón.Originalmente, la planta del piso estaba atravesada por un largo pasillo rodeado de varias habitaciones mal distribuidas y propias del estilo de vida de tiempos pasados. Por eso, los arquitectos comenzaron por el corazón del piso: un gran espacio que integra el living, una zona de televisión y juegos y la pecera que contiene la cocina.

También te puede interesar: Mudá la cocina a tu terraza

Ese fue, precisamente, el centro del trabajo: los propietarios querían mantener una cocina que no estuviera ni totalmente abierta a la sala de estar pero tampoco totalmente cerrada. La creación de un techo de vidrio, al estilo de los talleres parisinos, permitió aislarla manteniendo una transparencia entre los espacios. Esta cocina “acuario” se ha convertido en la pieza central del apartamento. Su volumen fue subrayado por el cambio de materiales en el piso mientras que la isla central se diseñó con la misma exquisitez de una joya. Destaca el amplio living, con deslumbrantes pisos de madera, equipado con una espectacular estantería blanca que actúa como el punto focal del espacio. En diálogo, la zona de TV y un pequeño rincón de juegos invitan al disfrute.

Fuente y gentileza imágenes: Brengues Le Pavec Architects 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Nombre *