Una casa de fin de semana en el corazón de la ciudad

La sola idea de pasar horas encerrados en el auto cada viernes para pasar un fin de semana fuera de la ciudad agobiaba a esta pareja. Padres de una nena chica y en la espera del segundo hijo, tomaron una decisión: la casa de descanso estaría en el corazón de la ciudad. Con ese proyecto inusual en mente, se acercaron al estudio CR2 arquitetura. El resultado no podría haber resultado mejor

También te puede interesar: Ecocasas de madera: el sistema constructivo a favor del medio ambiente

Para las arquitectas Cecilia Reichstul y Clara Reynaldo, socias desde 2006, la idea de estos clientes era inusitada. Y recuperan esa palabra ahora, cuando la propiedad de 185 metros cuadrados dispuesta sobre un lote discreto de 7 metros por 37 los recibe plena de situaciones vinculadas al ocio y al disfrute.

“El pedido inicial fue una casa no demasiado grande, con espacios flexibles (una cocina que pueda integrarse en el living y a la inversa); una parrilla, una pileta y el área verde”, listan y parece inverosimil que todo eso encuentre lugar en un terreno urbano y modesto. Pero hay mas: “Dos dormitorios en suíte, que pudieran usar tanto los clientes como algunos familiares de visita en la ciudad, ya que la casa se encuentra a menos de un kilómetro de la residencia fija. Así es que, con poco cambio, además tendría que poder convertirse en la casa principal si decidían venderla”, agregan.

También te puede interesar: Negra y de chapa, una casa ecológica en sintonía con el paisaje

El terreno estaba ocupado por una antigua escuela de natación que miraba hacia las copas de los árboles en este barrio excepcionalmente verde de San Pablo. “Por eso, optamos por demoler y comenzar de nuevo para capitalizar esa vista singular”, apuntan las arquitectas.

Así, proyectaron un jardín central que articula dos grandes áreas cubiertas. Por un lado, la casa propiamente dicha y, por el otro, un generoso quincho. “El espacio verde fue, desde un comienzo, un elemento central para los clientes”, explican. Por eso, hacia él se abren tanto las áreas de ocio como la cocina-living y el home-theatre, conectados por un deck de madera.

La cocina-living es, en verdad, un espacio de usos múltiples sin nada que compartimente y con una larga mesada que lo recorre a lo largo cosiendo las funciones que se suceden y alternan. A lo largo de su trazo, aparecen la bacha, la cocina, la parrilla, la heladera y varias zonas de guardado.

También te puede interesar: Casa Marino: Vivir entre pinos en el bosque de Pinamar

La mesada parece proyectarse hacia el exterior donde se transforma en un panel de Athos Bulcão. Ahí, acompañando la presencia de la piscina, el mural es un homenaje a la arquitectura modernista y a la propia dueña de casa que nació en Brasilia y creció viendo las obras de este artista. “Ella participó activamente en el diseño de las piezas según las indicaciones de la Fundação Athos Bulcão”, dicen las arquitectas.

Sobre este nivel, se acomodaron los dormitorios que miran al exterior a través de un juego de barandas vidriadas y que capturan la mirada más plena de las copas de los árboles.

En toda la casa, el estudio priorizó la utilización de materiales funcionales, de limpieza simple y aptos para una casa en la que se vive sin rigideces. El granilite usado en la planta baja permite que los chicos corran mojados, después de un chapuzón en la pileta, y en el primer piso la madera proporciona un abrazo caluroso. Además, se intentó integrar visual y espacialmente la parte interna con la externa con el uso de grandes aberturas de vidrio.

“Para el mobiliario, optamos por piezas que pueden ser cambiadas de lugar y de disposición con facilidad: por ejemplo, el sofá piedras en el bloque principal y los módulos Boiling en el bloque del fondo, ambos de la OVO”, agregan.

Así, una idea inusitada se transformó en una casa amplia, de fin de semana pero en el centro de una megalópolis, que mira hacia el verde y permite desconectarse a pocos minutos del hogar.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Nombre *