Blanco: Cómo utilizarlo al máximo

Hay pocos ejemplos que se mantienen funcionales a través del tiempo, podemos decir que el color blanco es uno de ellos. Puede interpretarse en diferentes situaciones, pero el blanco siempre aporta simplicidad, luminosidad y elegancia y nos permite jugar con la imaginación a la hora de combinarlo con otros colores y texturas.

BEZIER Dep 805

Fue y será un recurso muy importante para arquitectos y decoradores, que lo utilizan en ambientes minimalistas y de vanguardia.

El muro blanco juega un papel importante en la definición de los espacios, aporta grandeza y jerarquizas con su mera presencia a todos los elementos que alberga, destacando principalmente al equipamiento y sus accesorios, es decir, muebles, textiles y objetos de diseño.

Combinar al blanco con muebles y objetos en tonos rojo o negro nos permite crear espacios únicos y personales. Darles un toque de color intenso puede garantizar mayor definición en la propuesta, un detalle en color puede ser el elemento que rompa y jerarquice esa unidad cromática.

Blanco4

Edificio Bezier, Ecuador. Fuente: Revista Entorno

Si el objetivo es mantener la frescura y luminosidad que otorga el color blanco en los ambientes, lo ideal es combinarlo con tono claros: natural, beige, marfil o la paleta de los pasteles, que generan un espacio armónico y equilibrado. El blanco realza las texturas y combina perfectamente con materiales naturales como la madera, en todas sus variantes, mimbre, yute y derivados.

BEZIER Dep 406

Edificio Bezier, Ecuador. Fuente: Revista Entorno

Materiales fríos, como el vidrio y los metales combinados con el blanco son recursos utilizados para generar espacios modernos y de vanguardia que acompañan al desarrollo tecnológico de nuestro tiempo.

NEREA 1

La característica principal del blanco es su versatilidad, cualidad que permite jugar con cualquier estilo y entorno decorativo.

Como alternativa, el blanco roto (blanco puro cortado con unas gotas de color), es una buena variante para llevarlo a la gama de los cálidos o de los fríos según sea nuestra intención.

El blanco también es comodín a la hora de elegir revestimientos. Pisos flotantes, alisados de cemento, cerámicas, calcáreos, mármoles y variedades de piedras, nos ayudan a definir sensaciones que acompañan el espíritu de calma, tranquilidad y relax que queremos darle al espacio.

El color blanco definitivamente no es un color aburrido. Bien utilizado, puede ser la base de un ambiente original y lleno de estilo.

Arq. Eleonora Ricci

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Nombre *