Ser vintage, también en la cocina

Enamorase de muebles y objetos antiguos es inevitable.  La historia que traen consigo,el estilo, los detalles, la manufactura, son incomparables.

Para los fanáticos, no hay límites. Pueden combinar lo antiguo con lo contemporáneo, muebles de autor con los que fueron heredados o encontrados en mercados de pulgas, objetos de anticuarios o simplemente aquellos que recuerdan tiempos pasados.

La cocina es un gran lugar para experimentar con esta forma de vivir “vintage”. No es necesario que toda la cocina esté ambientada con look retro, es cuestión de poner los toques adecuados para crear un verdadero estilo vintage. Aquí algunos consejos:

1. Usar mosaicos y azulejos.

mosaicos y azulejos

La cerámicas y los porcellanatos, son los revestimientos que se utilizan más comúnmente. Pero desde hace un tiempo se venden nuevamente los antiguos mosaicos calcáreos para los pisos, y los azulejos para los revestimientos de las paredes. Los mosaicos tienen atractivos y coloridos diseños, mientras que los azulejos aportan su brillo y su paleta de colores característica que varía desde los blancos a los pasteles.

2. Reciclar y  reutilizar muebles antiguos

Una cómoda, una estantería, una mesa de madera, o el mismo mueble de cocina que encontramos cuando nos mudamos pueden aportar ese toque especial que necesita un espacio vintage. Claro que hay que aggionarlos: sacarles el antiguo barniz y dejarles la madera natural, o patinarlos con alguna laca son las alternativas para adecuar su aspecto. Lo importante es que se note que fueron usados y que traen su propia historia consigo.

3. Utilizar estantes

Estanterias2

Son fundamentales porque permiten exhibir objetos, adornos, portaretratos, libros de cocina, especieros y todas aquellas piezas que nos gustaría dejar a la vista. Puede ser un mueble de estilo o simplemente estantes amurados a la pared.

4. Antiguos electrodomésticos

Electrodomesticos vintage

Están de moda e inclusive todavía es posible encontrar algunos que funcionan. Los más lindos son los que tienen líneas aerodinámico, de la década del 50, cuando en EE. UU fue el furor de estos aparatos. Pero sin ir a objetos de colección se pueden encontrar latas de galletitas antiguas, picadoras de carne de metal, viejas licuadoras que sirven para adornar la cocina. Lo más top: la heladeras de la década del 60 de color rojo que volvieron a producirse y que se venden en las casas de electrodomésticos.

5. Pintar los muebles

El mejor color es el blanco crudo, es decir cortar el blanco con un poco de negro y un toque de siena. Las sillas, la mesa y los frentes del mueble pintados quedan cálidos y recuerdan a las antiguas cocinas de las abuelas. También se puede experimentar con colores más fuertes.

6. La grifería, nueva pero antigua

Existen en el mercado modelos de grifería que imitan los estilos del pasado, también los rústicos tipo campestres, pero con las más avanzada tecnología. El tip para los más audaces es ambientar la cocina vintage e incoporar el toque de vanguardia con una griferia de diseño moderno. Animarse a jugar con los contrastes, también es vintage.

FV_37
En la foto: Grifería Areco – FV

Imágenes: Pinterest

 

 

 

 

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Nombre *