Reformas: claves para hacer una buena inversión

Cuando se logra la tan ansiada mudanza empieza el momento de pensar en reformar. La pintura es lo primero , cuáles serán los colores, qué look queremos darle, después el plastificado de los pisos, si vamos a cambiar las cerámicas, etc….¿pero son estas las mejores inversiones para hacer desde el principio? Hay que pensar a largo plazo, todo lo demás se puede ir resolviendo con el tiempo.

Aquí una guía para para entender cuáles son las claves para invertir bien a la hora de hacer una reforma y saber qué es lo que más conviene.

También te puede interesar: Plantas en el baño, ¿sí o no?

Atrás de las paredes

¿En qué estado están las cañerías de provisión de agua fría y caliente y los desagües? Si se sienten feos “olores” en el baño o el lavadero o la cocina, y en especial si la casa tiene 40 años o más seguro que cambiar las cañerías de desagüe va a ser la primera buena inversión. En ese caso es necesario consultar con un especialista, profesional o instalador porque hacer ese cambio requiere mucho conocimiento. Más aún si se trata de un edificio donde será necesario consultar con el consorcio y en ciertas ocasiones es necesario actualizar el diseño de la instalación y los materiales.

Lo mismo sucederá con la provisión de agua fría y caliente. En ese caso es más sencillo darse cuenta porque se nota si hay humedad en las paredes o techos (si es que las pérdidas vienen de otro departamento de arriba). Si se trata de una  casa puede que sea un problema de la membrana que hay que reparar. Habrá que romper paredes y lo más probable será que haya de renovar la instalación, colocar nuevas griferías y llaves de paso.

Tener en cuenta cómo nos protegen las ventanas

Paredes, suelos y carpinterías nos separan de la calle. Esto hace que sea necesario verificar si las ventanas tienen cámara de aire o no (o DVH doble vidriado hermético) para poder dimensionar el aislamiento que necesitamos. El DVH va evitar pérdidas de frío y calor y en especial que no entre ruido desde la calle. Si es necesario cambiar las carpinterías porque están deterioradas o con burletes viejos, hay que tener en cuenta el presupuesto que seguramente será alto.

También te puede interesar: Cómo transformar el baño en un spa

Aislamiento térmico y acústico en las paredes interiores

Cuando escuchamos ruidos o tocamos las paredes y sentimos el calor o el frío exterior, puede ser una señal de alarma. La casa está mal aislada. Eso va a producir que en el verano la casa sea muy caliente y en invierno demasiado fría. No habrá aire acondicionado o calefacción que puedan equilibrar las temperaturas extremas. Una solución, que requiere una inversión en un principio, pero que se recupera a largo a plazo es pensar en hacer una “una caja dentro de otra caja”. Es decir, una envolvente de aislamiento contínuo para paredes y techo. Media placa de roca de yeso, más conocida como cerramiento en seco con aislación interior, y se dejará atrás el frío y el calor o el ruido de la calle.

Calefacción o climatización

Por lo general los departamentos vienen preparados para instalar aires acondicionados frío o calor, pero hay que tener en cuenta que ese tipo de climatización no es cómoda para todo el mundo. En ese caso colocar radiadores con una caldera individual puede ser buena opción y una caldera y dejar los aires acondicionados solo para el frío.

Con un especialista se realiza el dimensionamiento de la cañería y la instalación, que puede producir un poco de incomodidad porque hay que romper paredes de todos los ambientes.

Lo importante

Cualquiera de estos cuatro items son complejos de realizar por cuenta propia. Hace falta conocimiento y contar con un presupuesto. Por eso es importante asesorarse correctamente o contratar un profesional que haga un diagnóstico preciso.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Nombre *