Test: ¿Es seguro tu baño?

Prevenir mejora la calidad de vida y los accidentes domésticos no son territorio exclusivo de niños o personas mayores. El cuarto de baño ocupa el 2º puesto en peligrosidad de la casa, después de la cocina. Una caída, un golpe o una herida pueden aparecer de imprevisto en medio de las situaciones cotidianas más frecuentes y naturalizadas. Hacete estas cinco preguntas sobre tu baño y minimizá los riesgos.

¿Tenés superficies antideslizantes?

Después del primer tropezón, todos recurren a las alfombras plásticas para aplicar sobre el piso de la bañera o de la ducha. Sea en formato rectangular con sopapas en la base, o sea en el modelo de pequeñas piezas que componen una figura, en caucho o en silicona, la presencia del agua es un buen consejero de seguridad. Sin embargo, los riesgos no terminan en la bañera: es necesario contar con otra alfombra antideslizante para el momento en el que, con los pies húmedos, se cierra la canilla.

¿Usás grifería termostática?

Los modelos son infinitos y hay para todos los gustos. El sistema de grifería termostática permite regular la temperatura con la que sale el primer chorro de agua tanto en la bañera como en la ducha y así evitar quemaduras que pueden hacer un gran daño.

¿Necesitás sostenerte?

Las barras de seguridad están asociadas a las personas con dificultades de movilidad o adultos mayores. Sin embargo, durante el embarazo, ante una lesión deportiva, o por problemas temporales para desplazarse, un error recurrente es apoyarse en los toalleros y barrales para desplazarse por el baño. Esos elementos, pensados para sostener pequeñas piezas de tela, no son capaces de mantener el peso de un adulto y son frecuentes los accidentes. Aunque sea por poco tiempo, las barras de seguridad son el modo confiable de evitar una caída.

¿A qué distancia está el enchufe?

Si el cuarto de baño es pequeño, todo parece estar amontonado. Sin embargo, es realmente importante que haya por lo menos un metro de distancia entre las circulaciones de agua y los toma de electricidad. Además, esto alcanza al espacio en el que se guardan los secadores de cabello, cargadores de celulares, dispositivos electrónicos, afeitadoras o cualquier otro elemento que se alimente con electricidad.

¿Es adecuada la iluminación?

El uso cotidiano de algunos sectores de la casa hace que el propietario sienta que los podría recorrer con los ojos cerrados. De todos modos, eso no es cierto y la iluminación deficiente es responsable de muchos y severos accidentes domésticos. Un mal cálculo, una sombra imprevista, un segundo de descordinación pueden generar problemas impensados. Por eso, es importante no solo cuidar la buena iluminación del baño sino que además hay que ser rigurosos en el reemplazo de las luminarias que no funcionan y de los equipos que envejecen o fallan.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Nombre *