Caldera de bajo consumo: Más calor con la misma leña

Un grupo de especialistas diseñó una caldera de bajo consumo que maximiza el rendimiento de la leña. Utiliza un sistema de llama invertida y tiene hasta 14 horas de autonomía sin ser recargada. La clave está en invertir la lógica. Eso explica Aníbal Fiszbejn, socio gerente de la empresa neuquina Enerquén que acaban de lanzar una caldera de bajo consumo que maximiza el rendimiento de la leña.

También te puede interesar: Ecodiseño: Un termo para el mate que calienta el agua con el sol

La caldera de bajo consumo que maximiza el rendimiento de la leña.

Si hay que aprovechar la energía para no gastar de más, estos emprendedores argentinos no podía ser más oportunos. “Como la combustión es hacia abajo y pirolítica, es decir, de bajo oxígeno, primero se quema la parte inferior de la leña y en la parte superior hay un proceso de secado. Después, pasa por una garganta por donde entra aire limpio y hay un proceso de reducción, una desoxidación”.

Así funcionan las calderas sintetiza Fiszbejn. “El resultado de la llama invertida es que el gas de la madera entra en la cámara de combustión, que se encuentra a altas temperaturas, como un chorro concentrado de llama; y allí se quema completamente”, agrega este físico especializado en energía.“Este recurso se usó mucho durante la Segunda Guerra Mundial, cuando hubo problemas con el petróleo. Es un método antiguo que vuelve a estar de moda”, comenta Fiszbejn y explica que, en base a modelos ya existentes, diseñaron uno propio que se fabrica completamente en la Argentina, siguiendo la norma europea.

También te puede interesar: Test: ¿Es seguro tu baño?

Si bien la caldera es a leña, un dispositivo electrónico controla la temperatura.

También te puede interesar: Negra y de chapa, una casa ecológica en sintonía con el paisaje

Cada caldera se construye con chapa, pesa 600 kilos y cuenta con un dispositivo electrónico que permite controlar y mantener la temperatura deseada. “Fuimos trabajando la geometría y el control del aire. Después, la electrónica es un derivado de todo eso, porque ya sabíamos qué queríamos controlar”, aclara Fiszbejn.

Justamente, lo que controla el dispositivo electrónico de la caldera (que también fue desarrollado por la empresa) es la temperatura, que incluso se puede mantener en niveles bajos para ser usada hasta en pisos de losa radiante o se puede adaptar para tener agua caliente sanitaria, para disecar frutas, pasteurizar leche, elaborar dulces o destilar aceite. Pero “no sirve para cocinar”, advierte. Otra de las ventajas que tiene esta caldera es que, según la demanda y el tipo de madera que se use, puede estar de 12 a 14 horas prendida sin necesidad de ser recargada. “Eso vale oro, porque mucha gente que usa caldera a leña tiene que levantarse en la madrugada para volver a cargarla”, destaca.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Nombre *