Armá una huerta en tu cocina con pocos elementos

No es necesario tener un jardín enorme o un terreno al sol para poder cosechar algunas aromáticas y plantas pequeñas. Con latas, frascos o incluso tazas, armate una huerta en tu cocina. La opción más sencillas es recurrir a las latas que se deshechan: de alimentos, de leche maternizada, de pintura.

Pueden usarse al natural después de despegar las etiquetas o pueden intervenirse con papeles, telas o alguna pintura que haya sobrado.

Es recomendable emplearlas como porta maceta recurriendo a un vaso plástico o un recipiente de cerámica para la tierra (siempre con agujeros en la base para que el agua drene), así se evita el óxido. Y si te animás: con unos imanes, podés aplicar algunas en la heladera.

También te puede interesar: Cuatro detalles para volverte un chef en tu cocina

Con frascos

Otra buena alternativa son los frascos: desde los pequeños de yogurth hasta los grandes de dulce. Sin importar el tamaño, los recipientes pueden aplicarse sobre una madera rústica, pueden acomodarse en un canasto de metal o sencillamente se ubican en el vano de una ventana para aprovechar la luz natural. Las etiquetas adhesivas se encuentran en internet y hay mil modelos. Para las personas más tradicionales, las macetas por supuesto. Las terracota pero también de colores. Quedan impactantes si se cuelgan de un perchero pero otra alternativa es calar un par de tablones de madera y construir con sogas un exhibidor muy original.

También te puede interesar: Cocinas contemporáneas: más tecnología para nuevas formas de cocinar

Una taza de aromáticas

Y, por último, una sugerencia bien distinta: ¡tazas! Tamaño enorme o incluso bowls. Una pequeña planta aromática encontrará la cantidad necesaria de tierra y la cocina ganará en color y encanto. En los recipientes más pequeños, se pueden cultivar aromáticas no tan grandes como albahaca o perejil. Por su parte, en latas grandes se puede sembrar radicheta, rúcula, cilantro, espinaca, ciboulette y perejil. Si tenés recipientes rectangulares, podés aprovecharlos para alguna planta de lechuga, apio o incluso frutillas.

También te puede interesar: Dale la bienvenida a la silicona en tu cocina

En esta guía “Cómo hacer una huerta y no morir en el intento” elaborada por el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) vas a encontrar toda la ayuda necesaria para que tu huerta florezca sin problemas.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Nombre *