Fachadas solares: diseño y ahorro de energía en un mismo paso

La fachada, como cara visible del edificio, condiciona además el uso de energía que se demandará en el interior. Es en esa zona de cruces entre lo presupuestario, lo ecológico y el diseño que un elemento gana terreno: las fachadas fotovoltaícas o fachadas solares que, en un único movimiento, construyen la identidad de un inmueble y permiten un uso racionar de la luz.

También te puede interesar: Cocinas y calefones solares para familias sin recursos

La primera imagen es la de enormes paneles solares fijados en las paredes exteriores de un edificio. Nada más alejado de eso. Los sistemas más recientes permiten incorporar un ahorro y capitalización de la energía solar a través de materiales versátiles y adaptados a las ideas de los arquitectos más exigentes.

Las fachadas solares integran células fotovoltaícas que capturan la energía y la aprovechan o la transforman: bien puede funcionar como una gran manta solar o combinarse con placas solares fotovoltaicas –que generan electricidad – y sistemas solares térmicos – para proveer de agua caliente y calefacción.

También te puede interesar: Generar y compartir energía entre todos

Si bien depende del sistema elegido y de las capas instaladas, la energía eléctrica generada por un sólo metro cuadrado puede variar entre 40-200 kW/h anuales; energía suficiente para satisfacer hasta 10.000 horas de luz de bombillas de bajo consumo de 20W.

En nuestro país, con el auge de las energías renovables, comienzan a desarrollarse los primeros proyectos de este tipo que se conocen como BIPV, Sistemas Solares Fotovoltaicos Integrados en Edificios (por sus siglas en inglés, Building Integrated Photovoltaics). Consisten en la integración de paneles fotovoltaicos como cubierta o fachada del edificio, generando ahorro tanto en materiales como en los costos de la energía eléctrica, reduciendo el uso de combustibles fósiles y de emisiones de GEI. Todo ello atendiendo a una estética innovadora, a un diseño moderno y sustentable.

También te puede interesar: Ecodiseño: Un termo para el mate que calienta el agua con el sol

“Para Argentina es un concepto de edificio novedoso, que combina la arquitectura con los sistemas de ahorro energético. La idea era dar una fachada que capture la energía del sol para producir energía renovable y, a su vez, utilizar los techos para colocar termotanques solares”, explica Pablo Greco asesor, especialista en energía solar.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Nombre *