Independizá la cocina con una pared de hierro y vidrio

Cuando se impone separar la cocina del salón y/o del comedor pero de una manera sutil y sin grandes intervenciones arquitectónicas, una posibilidad elegante y de bajo costo es la de instalar un muro vidriado con perfilería en hierro o aluminio. De este modo, no se pierde nada de luz ni tampoco se resigna la imagen de un gran espacio integrado, pero se resguardan los muebles y los géneros de la actividad intensa de las ollas y las sartenes.

También te puede interesar: Cocinas funcionales: cómo ganar espacio con una mesada rebatible

HIERRO O ALUMINIO

La perfilería de hierro puede capitalizar la presencia de alguna mesada o una pared que fue parcialmente derrumbada. Permite trabajar con vidrio repartido o con grandes paneles fijos. Otra alternativa es trabajar con un sistema corredizo que facilite el cerrado completo de la cocina, cuando es necesario, y una mayor integración cuando no se están usando las zonas de trabajo.

Por su parte, la perfilería de aluminio, más ductil, liviana y maleable, ofrece la oportunidad de incorporar más aberturas y movimientos. Además, aporta colores claros para aquellos espacios en los que se busca una presencia menos notoria de la pared vidriada.

También te puede interesar: Griferías, mesadas y piletas: consejos para saber qué elegir

TOTAL O PARCIAL

Para muestra basta un botón, dicen, y en este caso el refrán es aplicable: no es necesario abrazar todo el perímetro de la cocina para generar una separación. En ocasiones, incluso un pequeño detalle de pocos metros cuadrados puede funcionar a la perfección.

En algunos casos, la pared vidriada se levanta de piso a techo presentando superficies de vidrio repartido fijas y otras que funcionan como puertas (sea con bisagras o corredizas). Sin embargo, hay otras alternativas con menos metros.

Una opción es capitalizar parte de las paredes, deshaciéndose solo del fragmento superior y dejando ese tabique de media altura sobre el que se ubicará la perfilería y los cristales. Incluso, hay quienes abren la superficie de una ventana y aplican el vidriado sobre esa abertura interna.

Finalmente, una buena mesada o un mueble vajillero pueden ser una base ideal para localizar una estructura liviana que con elegancia vista ese sector generando una división que une con delicadeza.

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Nombre *