Cocina campestre, la calidez en el corazón del hogar

No hace falta tener una casa rural para disfrutar de las ventajas de una cocina campestre. Prácticas, cálidas y abiertas, sus líneas y posibilidades pueden adaptarse a las viviendas urbanas construyendo un corazón acogedor en el que todos querrán estar.

Si hay un material que define este estilo es la madera: lustrada, tratada con laca, pintada, craquelada… todas las variantes son bienvenidas.Este material se despliega tanto en los techos a través de vigas importantes, como en las paredes (un zócalo alto de pino o de listones pintados) y, sobre todo en los muebles. Y cuanto más rústico el tratamiento, mucho mejor.

También te puede interesar: Cocinas contemporáneas: más tecnología para nuevas formas de cocinar

Las cocinas rurales se caracterizan por dos directrices: la simplicidad y la funcionalidad. Nada de molduras sofisticadas, nada de puertas y puertitas. Aquí impera lo sencillo. Si no queda completamente abierto, el bajo-mesada suele clausurarse con cortinas de tela a lo sumo. Lo mismo sucede con los muebles: desde las alacenas hasta los vajilleros, cuanto más despojados y abiertos, mejor.

Una isla central, aunque pequeña, es muy apropiada y práctica. Para esto, son bienvenidas desde mesas de carpintero hasta muebles antiguos recuperados con paciencia. Si tiene estantes, cajones de mimbre son la opción perfecta para guardar aquello que no se quiere demasiado a la vista.

 

La grifería debe sintonizar con las líneas rústicas adecuándose a la paleta de materiales. El modelo con monocomando Areco, la que más se ajusta al estilo, es funcional y de líneas neutras,con su diseño que evoca a las antiguas palancas de los pozos de agua. Si se busca un sistema más contemporáneo, nada mejor que el modelo Temple 412/87 o uno mucho más sencillo y tradicional como la línea Newport monocomando

También te puede interesar: El toilette estilo clásico: griferías, colores y terminaciones

Por su parte, para las mesas y sillas, madera (¡por supuesto!), mimbre o géneros rústicos para tapizar. No desentonan modelos distintos de asiento ya que componen un estilo informal y dispuesto a variados modos del disfrute.

 

La apertura de los muebles y zonas de guardado compone, a su modo, un registro de color y forma. Aquí no es necesario agregar adornos, objetos o cuadros. Sin embargo, un toque siempre interesante es localizar sartenes de cobre y otros metales colgadas de una pared, de un soporte de metal sobre la isla o desde sus laterales.

Y el detalle final: pequeñas macetas con plantas aromáticas serán al mismo tiempo un adorno natural y un regalo para las comidas.

2 comentarios en “Cocina campestre, la calidez en el corazón del hogar

  1. La marca fv es mala me vendieron una fallada y la garantía no existe es verso me dieron instrucciones por el celular para que la rompa así se lavan las manos no hay que comprar a empresas que no cumplen con su cometido todavía estoy esperando el arreglo por la garantía los espero el próximo mensaje es en Facebook chantas

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Nombre *