Cómo aplicar el estilo nórdico en tu baño

El estilo nórdico lleva ese nombre porque proviene de los países del norte de Europa, los escandinavos, donde los inviernos son largos y la luz natural es poca. Por esto, la elección de los muebles y los colores en este tipo de decoración busca contrarrestar la falta de luz.

Si querés tener un baño con este estilo o ya tenés uno, te contamos cuáles son las principales características que hay que tener en cuenta para elegir una grifería que vaya con el estilo:

  1. Calidez

Un baño con estilo nórdico debe capturar la esencia del estilo que es la calidez. Es necesario crear un ambiente ordenado y con pocas cosas, sencillo. El espacio debe ser funcional y limpio de todo aquello que no sume. Por eso, una de las griferías que sirven es Nerea Lever, su estilo minimalista y práctico se adecúa perfectamente a un baño nórdico.

  1. Naturaleza

La mejor amiga de los nórdicos es la madera y por eso es característica de este estilo. Elegí todos los accesorios en madera que puedas, una mesada es ideal pero también puede ser un detalle como un banquito. Los tonos claros de la madera colaboran con la luminosidad. La entrada de luz es lo más importante, dejar una ventana completamente libre puede ser una buena opción. La  Temple es una grifería que por su simpleza, se adapta a un ambiente que busca el equilibro y la funcionalidad.

  1. Líneas geométricas

Los muebles y la decoración de un baño nórdico deben ir a tono con la estética regular y ordenada. Si vas a agregar un estampado, procurá que sea con motivos geométricos. Por eso, Triades es el modelo perfecto de grifería para un baño nórdico, porque tiene un motivo triangular que adhiere a las líneas y a la vez refleja la luz en distintas direcciones, aumentando la luminosidad del espacio.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Nombre *